Download PDF Prosas De La Vida Parte III (Spanish Edition)

Free download. Book file PDF easily for everyone and every device. You can download and read online Prosas De La Vida Parte III (Spanish Edition) file PDF Book only if you are registered here. And also you can download or read online all Book PDF file that related with Prosas De La Vida Parte III (Spanish Edition) book. Happy reading Prosas De La Vida Parte III (Spanish Edition) Bookeveryone. Download file Free Book PDF Prosas De La Vida Parte III (Spanish Edition) at Complete PDF Library. This Book have some digital formats such us :paperbook, ebook, kindle, epub, fb2 and another formats. Here is The CompletePDF Book Library. It's free to register here to get Book file PDF Prosas De La Vida Parte III (Spanish Edition) Pocket Guide.

Some hunger, too, they say the people feels: For me, I sometimes think that life is death, Rather than life a mere affair of breath. That all is dubious which man may attain, Was one of their most favourite positions. Oh, ye immortal gods! Oh, thou too, mortal man! Some people have accused me of misanthropy; And yet I know no more than the mahogany That forms this desk, of what they mean; Lykanthropy I comprehend, for without transformation Men become wolves on any slight occasion.

And till she doth, I fain must be content To share her beauty and her banishment. Low were the whispers, manifold the rumours: But here is one prescription out of many: This is the way physicians mend or end us, Secundum artem: Mas carpe diem, Juan, degusta o dia! Be hypocritical, be cautious, be Not what you seem, but always what you see.

Leiam sobre as despesas pela imprensa, E digam-me o que pensam de quem pensa. Here the twelfth Canto of our introduction Ends. And if my thunderbolt not always rattles, Remember, reader! That is your present theme for popularity: Now that the public hedge hath scarce a stake, It grows an act of patriotic charity, To show the people the best way to break.


  • Prosa de la vida!
  • Navigation menu.
  • Lord Byron – poemas;
  • Prosa Temprana y Obras Postumas Publicadas en Vida.
  • What other items do customers buy after viewing this item?.

My plan but I, if but for singularity, Reserve it will be very sure to take. Meantime, read all the national debt-sinkers, And tell me what you think of your great thinkers. Quem sabe a Eternidade ainda vem Para tornar o velho e o novo iguais. Mas a argila se move sob a argila! Mas, que tem isso a ver? Jovem, de cuca cheia, eu escrevia, Hoje escrevo com mente mais vazia. Para que ler, beber, jogar os dados?

Para esquecer tudo o que se despreza. A mim me faz lembrar dias passados Que eu vivi na alegria ou na tristeza. Se eu tivesse certeza do sucesso, Nenhuma linha mais escreveria: Muito a excitar, pouco a exaltar; enfim, Nada que eleve os homens e os anime. One system eats another up, and this Much as old Saturn ate his progeny; For when his pious consort gave him stones In lieu of sons, of these he made no bones. Pray tell me, can you make fast, After due search, your faith to any question? Nothing more true than not to trust your senses; And yet what are your other evidences? For me, I know nought; nothing I deny, Admit, reject, contemn; and what know you, Except perhaps that you were born to die?

And both may after all turn out untrue. An age may come, Font of Eternity, When nothing shall be either old or new. A sleep without dreams, after a rough day Of toil, is what we covet most; and yet How clay shrinks back from more quiescent clay! The very Suicide that pays his debt At once without instalments an old way Of paying debts, which creditors regret Lets out impatiently his rushing breath, Less from disgust of life than dread of death.

And you will find, though shuddering at the mirror Of your own thoughts, in all their self-confession, The lurking bias, be it truth or error, To the unknown; a secret prepossession, To plunge with all your fear — but where? This narrative is not meant for narration, But a mere airy and fantastic basis, To build up common things with common places.

In youth I wrote because my mind was full, And now because I feel it growing dull. I ask in turn — Why do you play at cards? Why read — To make some hour less dreary. I think that were I certain of success, I hardly could compose another line: In play, there are two pleasures for your choosing — The one is winning, and the other losing. Besides, my Muse by no means deals in fiction: The reason why is easy to determine: Although it seems both prominent and pleasant, There is a sameness in its gems and ermine, A dull and family likeness through all ages, Of no great promise for poetic pages.

Sometimes, indeed, like soldiers off parade, They break their ranks and gladly leave the drill; But then the roll-call draws them back afraid, And they must be or seem what they were: How differently the world would men behold! How oft would vice and virtue places change! What icebergs in the hearts of mighty men, With self-love in the centre as their pole!

Que sabem os mortais? Mas de que seita? Seria bom se algum profeta raro Nos deixasse de olhos mais abertos. You could be on to something there, phil! Why does Leonor mention life as a missionary? Is she a missionary? As far as I can see, the reason why the writer is upset is the thought that Leonor has suffered because of her or does "haya sufrido" refer to someone else? If Leonor is a missionary, she could be saying that her life as a missionary is very dull, and if the nun persuaded her to become a missionary the nun may feel bad about that. I for one would need more background information to work this out.

It appears that the nun feels as if Leonor is offering to tell her something about the "prosa" of her life as a missionary because Leonor might think that the nun doesn't care so much about Leonor isn't sure if the nun really wants to "hear" it. Maybe she feels that the missionary has suffered because of the lack of closeness they used to have, and the nun should have kept closer contact so Leonor wouldn't have to offer to tell her; she could just say it freely.

More context would certainly help. I also thought that the prosaic part of life may have spoken of its drudgery, its routine, its becoming less romantic and idealistic with time, its everyday nature in the end. My intuition is that the author is making a distinction between the 'prosaic' as opposed to the 'poetic' or 'romantic' ways of looking at or experiencing the life of the missionary.

I would tend towards a translation such as 'the prose of the life of a missionary'. Automatic update in Return to KudoZ list. View Ideas submitted by the community. Post Your ideas for ProZ. Vote Promote or demote ideas. View forum View forum without registering on UserVoice. You have native languages that can be verified You can request verification for native languages by completing a simple application that takes only a couple of minutes.

Ha llegado la hora de que me explique. Hasta ahora hemos agotado trillones de inviernos y de veranos,. Infinidades de infinidades he permanecido latente, estre- chamente comprimido, esperando. Ciclos de edades han columpiado mi cuna, remando, reman- do siempre como gozosos bateleros;. Han preservado en alumbrarme, velando las latencias de mi porvenir. Le muestro, con la diestra, paisajes, continentes, y la ruta abierta para todos. No, habremos alcanzado esas al- turas para sobrepujarlas y continuar nuestra marcha.

Y mirar con los ojos u observar una habichuela en su vaina, confunde la ciencia de todos los tiempos,. Mi objeto, por vil o endeble que parezca, que no pueda trocarse en eje de la rueda universal;. Y digo a cualquier hombre, a cualquier mujer: Y digo a la humanidad: Yo que tengo tantas curiosidades, no tengo ninguna acer- ca de El. Veo algo de Dios en cada una de las veinticuatro horas, y actualmente le veo? Veo a Dios en el rostro de los hombres y en el de las mu- jeres, y en los espejos cuando reflejan mi faz,. En las calles y en los campos, por todos lados, encuentro cartas que Dios ha dejado caer.

Miradme a la cara en tanto aspiro la fluida caricia del anochecer. Hago repercutir mis salvajes ladridos por encima de los tejados del mundo.

The Walt Whitman Archive

Me alejo como el aire, sacudo mi cabellera blanca hacia el sol poniente. Arrojo mi carne a los remolinos, la dejo aventarse en es- pumosas fibras. A su lado se eleva la choza silvestre: Se recuerdan las enormes vigas de las cortijos de otros tiempos,. Los establecimientos de Arkansas, del Colorado, de Otta- wa, de Willamette,.

Y luego la belleza de todos los seres aventureros y audaces,. El carnicero en el matadero, los hombres a bordo de las goletas, el almadiero, el pioner,. El empresario de construcciones trabajando en las ciuda- des o en cualquier lado,. Los martillazos, las actitudes de los obreros, las flexiones de sus miembros;. Inclinados, de pie, a horcajadas en las vigas, claveteando, agarrados a los postes y a los tirantes,.

Walt Whitman Archive - Translations - The Walt Whitman Archive

Sus aposturas, al abatir de arriba abajo sus armas contra las planchas,. Los ladrillos, asentados unos tras otros con una destreza tan segura, y fijados con un golpe de mango de la llana,. Las pilas de materiales, el mortero, las mezclas de cal y arena continuamente batidas por los operarios;. El breve y seco crujido de acero, entablando al sesgo el pino,. Los rostros iluminados de la multitud que observa, la clari- dad violenta y las sombras espesas. Las siluetas procesionales de los que se han servido de ella en el pasado;.

Los artistas primitivos y pacientes, los arquitectos y los ingenieros,. El antiguo guerrero de Europa con su hacha, en los com- bates,. El arma enhiesta, los hachazos que resuenan sobre el casco que cubre la cabeza del enemigo;. El alarido de muerte, el cuerpo de pronto ablandado que se desploma, el amigo y el enemigo que se precipitan,. Los vasallos insurreccionados que se aprestan al asedio resueltos a conquistar sus libertades,.

La fortaleza intimada a rendirse, la puerta asaltada, la truega y el parlamento. Los mercenarios y los partidarios que se precipitan furiosa- mente en el desorden,. El pillaje de los tesoros en las casas y en los templos, los gritos de las mujeres abrazadas por los bandidos,. El cortejo pasa, todo eso entretiene y satisface segura- mente,. Ni el lugar donde incesantemente se saluda nuevos foras- teros, ni donde se levan anelas para los que parten,.

Todo aguarda o se descalabra hasta que aparece un ser fuerte;. Un ser fuerte es la prueba de la raza y de las posibilidades del Universo,. Hombre o mujer, cuando aparece, las materialidades se es- tremecen de respetuoso temor,. Las viejas costumbres y las formulas viejas son confron- tadas para renovarlas o abandonarlas. Ha servido a los griegos, de lengua elegante e inteligencia sutil, y antes de los griegos. Ha servido a las hendiduras artificiales, vastas, altas, si- lenciosas, que se ven en las nivosas colinas de Escandinavia,. Ha servido para fabricar los timones de las galeras de pla- cer y los de las galeras de combate,.

Ha servido para todas las grandes obras de la tierra y para todas las grandes obras del mar,. Ha servido en los siglos medioevales y antes de los siglos de la Edad Media. Se yergue enmascarado, vestido de rojo, con sus piernas enormes y fuertes brazos desnudos,. Silla, cuba, esfera, mesa, ventanilla, ala de molino, marco, piso,. Largas, imponentes ringleras de edificios flanqueando las avenidas,. Vapores y veleros de Manhattan, peregrinos de todos los mares. Formas de todas las cosas para las cuales sirve el hacha, y de los que se sirven de ella y de cuanto les rodea,.

Top Authors

Los que talan los bosques y los que arrastran sus despojos hasta Penobscoto Kennebec,. Formas de manufacturas, de arsenales, de fundiciones, de mercados,. Formas de flotillas de chalanas, de remolcadores, de barcos hendiendo canales, lagos y rios,. Los barcos mismos sobre sus cascos, las hileras de anda mios, los obreros trabajando dentro y fuera del casco,. Sus herramientas esparcidas por todos lados, el ancho tala- dro, la barrenilla, la azuela, los pernos, el cordel, la escuadra, el escoplo, el cepillo de carpintero.

La forma que se ha destacado en columnas, en columnas de cama, en las columnas del techo de la desposada,. La forma del piso de la casa familiar donde conviven cor- dialmente los padres y los hijos,. El techo que resguarda la comida gozosamente preparada por la casta esposa, y gustada gozosamente por el esposo casto, con la alegria de haber concluido bien la jornada.

La forma del mostrador del bar sobre la que se apoyan el joven alcoholista y el borracho viejo,. La forma de la escalera vergonzosa e irritada al contacto de los pies que se esquivan bajamente,. Formas de puertas dando paso franco a todas las entradas y las salidas,. Las ordinarieces y las manchas entre las cuales se mueve no la tornan grosera ni sucia,.

Cuando pasa conoce los pensamientos, nada le queda oculto,. Los juramentos, las disputas, las canciones entrecortadas de hipos, las palabras injuriosas no la ofenden ni las oye, cuando ella pasa,. Acepta eso como lo aceptan las leyes de la Naturaleza, ella es fuerte,. Formas de la total Democracia y coronamiento de los siglos,. Formas de amigos y de constuctores de hogares alrededor de la tierra,. Desde las cuales contemplas, con poderosa frente, el mundo. El mundo, cuyos innumerables sitios y asaltos resistieras;. Ahora que avanzas con augustos pasos, sana, suave, fuerte y floreciente,.

No es un poema de continental orgullo, ni un himno exta- siado y triunfal,. Una densa sombra se interpuso entre el sol y yo para en- tenebrecerme;. Escuchad, pues, mi romanza matinal, publico los signos del Poeta:. Voy cantando de sol a sol por las granjas y las ciudades que se encuentran a mi paso. Y me pongo frente a frente del joven, y cojo su diestra en mi siniestra y su siniestra en mi diestra,. Fija el tiempo, los recuerdos, los parientes, los hermanos, las hermanas, el ambiente, los oficios, la politica, de tal guisa que los demas ya no puedan envilecerlas ni dominarlas.

Toda existencia tiene su idioma, todas las cosas tienen su idioma y su lenguaje,. El resuelve todas las lenguas en la suya, y la entrega a los hombres; cualquier hombre puede traducirla y traducirse igualmente;. Y ambos lo comprenden y saben que habla como debe hablar,.

Circula entre los miembros de Congreso, y un diputado dice a otro: Ved aparecer a nuestro igual.

Dem Autor folgen

Los soldados presumen que es un soldado, los marinos creen que ha hecho vida de mar,. Cualquiera que sea la obra, es el que debe realizarla o el que ya la ha hecho,. El gentilhombre de pura sangre reconoce su sangre per- fecta,. Medito en las indicaciones y en las concordancias del tiempo;.

Lo que revela al Poeta, es el grupo de entusiastas canto- res que le rodea,. Las palabras de los cantores son las horas o los minutos de la luz y de la sombra, pero las palabras del creador de poemas son la totalidad de la sombra y de la luz;. El creador de poemas establece la justicia, la realidad, la inmortalidad;. Constituye la gloria y la esencia de las cosas y de las razas.

Los cantores son acogidos con agrado, son comprendidos en seguida, aparecen con frecuencia;. Los cantores de los momentos sucesivos de los siglos sue- len poseer nombres ilustres, pero el de cada uno de ellos es un nombre de cantor;. Entretanto, como en todos los tiempos, las palabras de los verdaderos poemas permanecen inexpresadas,. Nostalgia de sus palabras, languideciente de amor, la be- lleza sigue sus huellas gozosa y apresurada. Forradas de libros, de revistas, de diarios, de cuadros y de objetos de arte,. Los matrimonios, las calles, las manufacturas, las granjas, las casas y las habitaciones amuebladas,.

Alimentos para las hambrientos, techo y cama y afecto para los desamparados. Bienhechor prodigioso, que igualas a la tierra en munifi- cencia y en amplitud,. Se trata de acarrear de muy lejos lo que ya fuera hallado,. De infundir una llama religiosa y vital en la materia turbia y grosera,. De no rechazar ni destruir, sino fundar, aceptar y reha- bilitar;. Pon Se alquila por mudanza en las rocas de tu nevado Parnaso,. Oigo el frou-frou de su falda,. Admiro su andar divino, sus ojos curiosos abarcando la inmensidad de esta escena.

Ya se ha extinguido; sepultada en los tiempos su voz que cantaba sobre la fuente de Castalia. Mudos yacen los carcomidos labios de la Esfinge de Edipo, silenciosas todas aquellas seculares ininteligibles tumbas. Acabaron para siempre las epopeyas de Asia, desaparecie- ron los guerreros de Europa y el canto primitivo de las musas,. Las marejadas guerreras de los cruzados son como fantas- mas de media noche que se desvanecen antes del alba;. De Palverino y el Orco no quedan sino sus nombres; dor- midas yacen las torres que se reflejaban en las aguas del Usk; Arturo y sus caballeros hnse desvanecido, Merlino, Lance- loto y Galahael, disueltos en el aire como vapor.

Con sus reyes soberbios, sus sacerdotes, sus guerreros feu- dales y sus cortejadas castellanas,. Ahora yace en la criptas de las catedrales con sus coro- nas, sus armaduras, sus tocas y sus joyeles;. Y a partir de este instante honraos como amorosas her- manas. Son los mismos corazones, los mismos rostros, los mismos sentimientos, las mismas aspiraciones,.

No formulamos censuras coutra ti, Viejo Mundo, ni en rea- lidad nos separamos de ti;. Moderna maravilla de la Tierra que sobrepuja las siete de la Historia. Surge majestuoso piso tras piso, con sus fachadas de hierro y de cristal. Los pendones de los Estados y las banderas de todos los pueblos,. Luego, secado, limpiado, desgranado, embalado, hilado y tejido,.

En otros, los animales, la vida de los animales, sus des- arrollos y sus metamorfosis. Cantos de paz y de fecundo esfuerzo; cantos de la vida del pueblo, coreados por los propios pueblos,. Engrandecidos, iluminados, impregnados de paz, de segura y entusiasta paz. Basta de novelas, de protagonistas y de dramas copiados de las cortes extranjeras,. Basta de versos de amor azucarados de rimas, de intrigas y aventuras de ociosos,. Sofocados por los perfumes, las libaciones, el color y las lumiarias de los deslumbrantes plafones.

Velar para que cada hombre haga algo en realidad, lo mis- mo que cada mujer,. Manejar el martillo y el serrucho la sierra de doble mango ,. Estimular sus aficiones de carpintero, de modelador, de pintor decorativo,. De sastre, de sastra, enfermero, palafranero y comisio- nista,. El trabajo, el sano trabajo, que hace sudar infinito, sin reposo;. La familia, la parentela, la infancia, el marido, la mujer,. El bienestar de los hogares, la casa misma y todos sus pertenencias,. Cuanto lo ayuda a orientar su vida hacia la salud y la fe- licidad y plasma su alma.

Transformadas por ti en una sola existencia, con una sola lengua mundial. Y con el encanto que infundes a tus convencidos minis- tros del trabajo,. Yo evoco y encarno mis temas, y los hago desfilar ante ti. Mira las naves que hienden el tropel ilimitado de sus olas;.


  • Ivan Whore.
  • Prosa Temprana y Obras Postumas Publicadas en Vida : Professor Robert Musil : .
  • Follow the Author!
  • Kate and William: Their Royal Life.

Mira en los lagos el timonear de tus pilotos, los ademanes de tus remeros,. Mira fluir las altas llamaradas de sus hornos en torrentes de fuego. Mira tus innumberables granjas hacia el Norte y hacia el Sur. Mira el desbordamiento anual de tus cosechas: Recuerda que no has sido siempre como ahora, Reina venturosa,. Yo te he visto tremolar en escenas muy distintas de la actual. Anhelada y defendida con salvaje rabia en mortales cuer- pos a cuerpos,. Te confesamos que las poseemos todas y cada una de ellas, indisolublemente unidas a Ti,. Ese algo que estos versos y cualesquieras otros versos no pueden asir,.

Que no es el saber, ni la gloria, ni la felicidad, ni la riqueza,. Que, sin embargo, constituye el latido de todos los corazo- nes y de todas las vidas del mundo,. Que vos y yo y todos perseguimos siempre sin alcanzarlo nunca,. Que en vano los poetas se esfuerzan en poner en verso y los historiadores en prosa. Que los escultores nunca han esculpido, ni los pintores pintado,. Que los cantores no han cantado nunca, ni los oradores y actores recitado,.

O en las visiones del alba, o en las estrellas vespertinas,. Dos palabras, pero en ellas se engloba todo, desde el prin- cipio al fin. Suntuosas como una puesta de sol en las costas de Norue- ga, con el cielo, las islas y las escarpadas riberas,. Y me das el placer de tus ojos, de tu rostro, de tu carne, en el momento de cruzarnos, y tomas en cambio el de mi barba, de mi pecho y de mis manos,. No puedo resolver el problema de las apariencias ni el de la identidad de ultratumba,. Pero me paseo o me detengo, indiferente me siento con- tento,.

Con la pompa de las enlutadas banderas, con las ciudades tendidas de negro,. Con las procesiones largas y sinuosas y las nocturnas an- torchas,. Y las escenas de la vida, todas las escenas de los talleres, y los gestos de los obreros que vuelven a su hogar. Por la vida y la alegria que nos brinda, por los objetos, y la ciencia de ellos,.

Que te ofrezca un canto para decirte que cuando vengas lo hagas sin desfallecer,. Propongo danzas para festejarte, empavesamientos y fies- tas en tu honor;. Por encima de las ondas que suben y bajan, por encima de los campos y de las praderas inmensas,. Por encima de todas las ciudades compactas y amontona- das, por encima de los puertos y de las avenidas hormi- gueantes,.

Alguien que hubiera servido la vieja y buena causa, la gran idea, el progreso y la libertad de la raza,. Con sus leonados regueros, sus sombras y su inmensidad azul;. Sobre las miriadas de granjas, sobre las tierras y las aguas del Norte y del Sur,. Sobre la tierra toda que vuelve su rostro hacia ti, brillante en el espacio,.

No limites a ellos solamente tu esplendor sutil y tu po- tencia,. Por las cuales se deslizan, raudas como espectros crepus- culares multitudes de jefe robustos, de brujos y de gue- rreros. Raza de las selvas, de los amplios espacios y de las ca- taratas,. La actualidad se esfuma ante ellos, pueblos, granjas, usinas, ciudades, se desvanecen;. Es que todos avanzamos, avanzamos lentamente, que todos mejoramos.

Que el mundo, la raza, el alma, los universos en el espacio y en el tiempo. Lejos de los libros, lejos del arte y de las arduas jornadas;. Emerges de tu estuche, divinamente silenciosa, maravilla- da, meditando los eternos y predilectos motivos:. Estas gargantas, estos riachos turbulentos y claros, esta desnuda frescura,. El sol pone un largo rayo de oro sobre su anciana cabeza blanca. Sus nietos han cultivado el lino con que ha sido hecha, sus nietas lo han tejido en la rueda familiar. Con tu blanca y lunosa cabeza envuelta en un turbante, tus anchos y desnudos pies?

Ora sacudiendo su fiera cabeza y dilatando sus ojos de tinieblas. Que las manos de las dos hermanas, la Muerte y la Noche, laven y relaven, tiernas y constantes, este mundo maculado;. Porque mi enemigo ha muerto, un hombre divino como yo ha muerto;. Porque atacan la paz, la seguridad, el bienestar y todas las leyes establecidas. Sin saber si seremos victoriosos o totalmente vencido y aniquilados. Que en la plenitud de tu esperanza, de tu fuerza y de tu gloria.

Fueras, durante tanto tiempo, como la nave capitana de una flota,. Desbordante de muchedumbres locas, furiosas, semisu- mergidas,. Tus dolores y tus angustias actuales han borrado todas tus manchas,. Es por haber mirado siempre alto y lejos—por encima de tus errores—,. Por no haber querido venderte—fuere cual fuere la suma ofrecida—,. Por no haber podido, por no haber querido sobrellevar las habituales cadenas. Tan firme como la nave que nos lleva a todos, como la misma Tierra,. Renacida, gigante, durmiendo la vejez de Eu- ropa. Racimos copiosos de edades durante las cuales hombres y mujeres semejantes a nosotros crecieron, lucharon y des- aparecieron;.

Como fueron sus leyes, sus costumbres, sus riquezas, sus artes, sus tradiciones,. Como atendieron y practicaron la esclavitud y la libertad, lo que pensaron de la muerte y del alma,. Nada sabemos de ellos, no dejaron huella ni testimonios escritos, y sin embargo todo queda. Los hay bajo tiendas, pastores, patriarcas, caballeros, en familias y en tribus,. Los hay que viven en la paz de sus granjas, que saturan las tierras, siembran, cosechan,. Como saliera demasiado temprano de mi tienda, por no poder dormir,.

En seguida me acerco al segundo: Que hizo sentar a su lado, en taburetes, sobrer un estrado;. Entretanto, sobre todos, detenidos y guardianes armados, antes que hicieran el menor movimiento,. Recuerdos de la voz de la madre cantando los cantos fa- miliares, de los cuidados de la hermana, de la infancia feliz;.

Meditaba en los tiempos de la guerra y en la restaura- da paz,. La Democracia, la conquistadora que con sonrisas de miel rodean labios traidores,. Que a cada paso que de la acechan la muerte y la des- lealtad.

Somos una raza cuya virtud se incuba en el tiempo y en los actos,. Somos ejecutivos, y suficientes en la diversidad de nos- ostros mismos,.